Esto es Cuba, cariño!

Ahora también estamos con mi hermana Eva, que aprovecho para visitarnos ya que está estudiando en Mexico DF por un semestre. Con ella nos fuimos unos días al interior del país. Allá nos llevamos todavía más impresiones tanto de la sociedad como visuales. El paisaje y las montañas de la „provincia del tabaco“ Pinar del Rio fueron un encanto total. Más de esto viene próximamente en otro articulo (“En el interior del pais”).

Los días después del huracán seguía siendo muy tempestuoso o „mucho aire“, como dirían los cubanos. El agua del malecón se volvió aún más inquieto y las olas y la espuma volvieron intransitable la calle pegada al mar. Ahora se calmó un poco y anoche el malecón volvía de estar lleno de paseantes, músicos y familias que disfrutaban del atardecer.

Problemas de publicación

Hay un problema que me ha acompañado desde el principio. Sospecho que su condición es más política que técnica: Cada vez que intento ingresar a la página de WordPress se parece estar bloqueando en el proceso. Yo me imagino que eso se debe a que mediante este servicio aloja varios blogs críticos sobre y de Cuba.

Por suerte se puede eludir este bloqueo publicando los artículos por correo. Lo malo de este método es que así sale sin formato y sin fotos. (Si hay formato y fotos es porque que lo edité después). Fotos en si no se pueden subir fácilmente desde acá, porque las conexiones son tan increíblemente lentas (y muy caras a la vez). Lo más probable es que solo pueda empezar a subir e insertar fotos cuando ya esté en Panamá.

Así una se sigue chocando con muros y bloqueos internos a cada rato. O, como lo puso un empleado experimentado de un Hotel cuando lo pregunté si era posible que bloquearan WordPress a propósito: „Esto es Cuba, cariño!“

(Actualización: Hoy descubrí que también se puede ingresar al internet desde la compañía telefónica estatal. Desde allá la conexión es rápida y sin complicaciones: aunque muchos cubanos usan el servicio allá, no hubieron problemas ni con WordPress ni al abrir blogs críticos de Cuba. Otra contradicción de la vida cotidiana que provee más preguntas que respuestas.

Conociendo la vida nocturna

Mientras que las noches hasta ahora han sido dominadas de domino y encuentros tranquilos, la Evita y yo salimos a una discoteca cubana por primera vez. El ambiente estaba muy dominado por „jineteras“ (y -os!). Aunque hay „jineteros“ de todo tipo (cualquier persona que busque aprovecharse de los turistas de alguna manera), en la mayoría de los casos sirve como eufemismo de „prostituta“.

Aunque está prohibido oficialmente, la economía cubana está obsesionada con el negocio de alquiler de cuerpos. (A quien le interesa la extensa historia de la prostitución en Cuba desde la llegada de los españoles: léanse „Habana Babilonia“ de Amir Valle).

En la vida diaria, la combinación „extranjero blanco y viejito con cubana joven y atractiva“ era tan normal que solo me di cuenta de lo extraordinario del fenómeno cuando veía „cubanos jóvenes con extranjeras blancas y viejitas“ (el sexismo internalizado de una misma…).

Los días anteriores ya habían habido algunos momentos raros en los que no reconocieron claramente como familia y a mi papá lo miraban o se le acercaban aun estando nosotras ahí. Una vez estábamos mi papa y yo en un local y yo conversaba en español con algunos cubanos de la mesa de al lado. De repente se acercaron dos muchachas de otra mesa preguntándome si les daba permiso para hablar con „el señor“. Cuando las pregunté curiosa si deseaban hablar con mi papá, se retiraron otra vez.

Cuando salimos a la discoteca „Casa de la Música“ vimos tocar el reconocido cantante Paulo F.G. con su grupo. Sin embargo, el ambiente estaba un poco raro. Claro que también había parejas „normales“ en algunas mesas, pero la mayoría de las mesas fue ocupada de hombres mayores con jóvenes cubanas. También habían algunas mujeres mayores con jóvenes cubanos. Parece que en el turismo de sexo parece que la igualdad (de género, no de razas) se está acercando.

Estas parejas desiguales se iban uniendo en la pista de baile o en las mesas pequeñas. En muchas mesas habían solamente mujeres cubanas muy arregladas, que no daban la impresión de estar para una noche chévere entre amigas, sino para trabajar. Mi hermana, que ha trabajado mucho tiempo en un bar cubano en Alemania, es una salsera versada y apasionada. Se notaba entre los demás que era una vista no muy acostumbrada (normalmente son los cubanos los más versados, que se ponen a enseñar algo de ritmo salsero a los extranjeros). Ella incluso se ponía a sacar a bailar a cubanos cuando había visto que ellos hacían unos pasos que le parecían interesantes para aprender.

Poco después escuchamos que en este mismo local hubo un rastreo que incluso llevo a una pequeña tiradero (mejor dicho, se le disparaba a un fugitivo que se escapó en carro). Esto fue el tema número uno en el barrio, ya que normalmente no se usan armas de fuegos en Cuba. Hasta la policía y el militar solo pueden disparar cuando están en peligro de vida.

En cuanto a las posibilidades de salir de noche no habían muchos lugares que no tenían fama de ser caros y dominados por turistas. En el interior del país creo que está un poco diferente la situación. Cuando pregunte a conocidos cubanos, me explicaron que la mayoría de los cubanos no puede pagar las entradas y bebidas (en CUC) todos los fines de semana. Por eso se reúnen en casa, en el parque o el malecón. Anoche fuimos a una fiesta privada, donde el ron se tomaba casi puro. El centro de la fiesta fue la sala con laptop y equipo de sonido. Muchas veces también vimos – sobre todo en los fines de semana – grupos de jóvenes que se encuentran en la calle (23 y G!) o en el parque. Allí llegan con sus propias bebidas y a veces instrumentos de música y se crean su propio ambiente.

El asunto de la seguridad

A mi hermana le costó constantemente el caminar en la oscuridad en Cuba. De su vida en México está acostumbrada a que eso no se debe hacer jamás, porque es demasiado peligroso. Con los amigos solo se puede encontrar si se van en Taxi o carro propio. Hasta a la casa de amigos que viven a dos cuadras no se puede ir a pies cuando esté oscuro.

La situación en Cuba que ya he mencionado en mi primer artículo, es sumamente diferente a los demás países latinoamericanos en este sentido. Esto también es ventaja para los jóvenes que no tienen mucha plata para salir los fines de semanas – siempre se puede volver a la casa a pie.

En el próximo artículo con más sobre nuestro viaje a Pinar del Rio, algunas consecuencias del turismo y más de las conversaciones que he tenido acá en la Habana. Tal vez también logro subir algunas fotos – hasta la vista!

Advertisements

Kommentieren

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden / Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden / Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden / Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden / Ändern )

Verbinde mit %s