¡Feliz año nuevo! o De tierras altas a tierras altas

Queridos, el mundo sigue existiendo aún después de su supuesto fin. Al igual yo sigo en el – ahora en Bogotá a una altura de 2600m y otra vez rodeada de montañas omnipresentes. Espero mucho que hayan tenido tan lindas fiestas como yo y que hayan pasado unos bellos momentos con sus seres queridos.

Después de algunos cambios a última hora al fin me fui de Panamá hacia México DF y la Evita. Desde el 2 de enero estoy acá en Bogotá. Al igual que la Ciudad de México, Bogotá está situada muy alto entre las montañas – a una altura de 2600m. En las noches y mañanas se vuelve bastante fresco y a veces frio de verdad. Lamentablemente me alcanzó a tumbar el resfriado que no me he podido quitar desde Cuba. Ahora se ha vuelto amigdalitis con sinusitis. Con mucho descanso y con mucha medicina estoy mejorando poco a poco, hasta que empiezo a trabajar la semana que viene.

No se escribe tan bien estando en casa“

Así me dijo una amiga cuando se dio cuenta que no estoy publicando mucho desde que estoy en Panamá.

Después del choque cultural que sufrí los primeros días al llegar desde Cuba, me reacostumbré a mi vida panameña muy rápido. La mayoría del tiempo estuve en Volcán. El pueblito está situado a una altura de 1400m en las faldas de un Volcán gigantesco (3400m). Aquí fue donde visitaba el colegio durante mi intercambio estudiantil hace 10 años. Y aquí es donde todavia comparto con muchas amistades. Tanto mi cumpleaños como también navidad pasé en casa de amistades queridas y me reencontré con mucha gente. En los últimos años he logrado casi siempre de estar aquí un mes por año. Por eso seguimos muy presentes en nuestras vidas y veo muchas caras conocidas cuando estoy acá. Aunque Volcán es bastante pequeño y supuestamente no hay mucho que hacer – siempre pasa algo. Alguien llega a la casa o nos vamos a „dar una vuelta“ en el carro de alguien para ver que hacen los demás. Un estilo de vida muy lento y muy relajado!

image045 image044

Una vez me fui en la madrugada (antes de las 6) con una amiga a su lugar de trabajo: un pequeño restaurante para los trabajadores de una de las tantas hidroeléctricas que están construyendo por aquí. Nos fuimos en la oscuridad en un bus especial con aproximadamente 30 trabajadores por las calles serpentinas hasta allá arriba. Al llegar había que empezar de una vez. Empanadas, hojaldres y salchichas que había que calentar y té, jugo y chicha que había que servir. A lo de las 10 se tranquilizo un poco el flujo de clientes hambrientos. Una de las jefas de la seguridad me llevo a un pequeño tur por el terreno. A mi sorpresa, descubrí muchas caras conocidas – parece que la mitad de Volcán está empleado de una u otra manera en el proyecto. Dada la situación de dependencia del empleador no fue nada sorprendente que ninguno de ellos quiso opinar mucho sobre los proyectos y los daños que trae para la naturaleza. Pero véan ustedes mismos:

En la semana antes de mi cumpleaños me fui a la capital por unos días para visitar a mis amig@s allá. En las noches siempre salía con mi hermana Vanessa y sus amistades y me encontré con otra gente que conocía. La vida relucida de los rascacielos lujosos de la capital y el sinfin de posibilidades para entretenerse me vuelven a fascinar cada vez. Pero también cansa mucho, sobre todo el tráfico asfixiante cada día. Estar tranquado 2 a 3 horas por día parece ser el orden del día. Afortunadamente está en construcción una línea de metro súbterraneo (supuestamente con el apoyo de ingenieros alemanes). Sin embargo, va a ser una sola ruta a partir del 2013. Dado que ahorita muchas de las calles principales solo tienen dos vías, el alivio va a ser enorme de todas maneras! Aquí algunas impresiones de la silueta urbana, tomadas desde el apartamento de Vanessa:

Un día antes de mi cumpleaños llegó a Volcán mi hermana Eva. Ella había viajado por 6 días seguidos en buses desde México – por toda Centroamérica. Llegó a Volcán un poco cansada, pero de buen ánimo. Así tuve la oportunidad de mostrarle lo lindo de mi vida volcaneña. Mis amigos también estaban muy pendientes y hicimos varios pequeños paseos a lugares cercanos. Para mi despedida hicimos una gran comida de lasaña en la casa de mi gran amiga Yorlenis de los tiempos de colegio. En los últimos años siempre me he quedado en su casa cuando estaba acá. La lasaña alcanzó para 11 porciones grandes y todos quedamos llenos y contentos. También mi cumpleaños lo festejamos muy „a lo Befeldt“ con mucha comida y baile.

Poco después me fui otra vez a la capital donde sali con Vanessa y sus amig@s. El siguiente fin de semana nos fuimos con muchas amistades mias hacia la pequeña isla caribeña Bocas (el nombre original es „Isla Colón“). Allá había un evento de cantantes panameños de reggae y dancehall. Varios amigos mios trabajaban en este evento y nos invitaron a los demás para ir allá. Durante el día hicimos los típicos turs de turista a las islas alrededor y las bahías de delfines (no tuvimos mucha suerte esta vez y los delfines se mantuvieron escondidos). Fue muy bonito viajar con mis amig@s panamen@s!

De vuelta de Bocas me fui a Volcán una vez (por el momento) antes de irme para salir para México. En México quería pasar navidad con una buena amiga de Alemania donde una familia méxicana allá. Por suerte me llegó – justo a tiempo, ya estaba a punto de abordar – la noticia que mi amiga no iba ir. Después de un corto momento de desesperación („Qué diablos voy a hacer solita para navidad en una ciudad como México DF?“), llamé a mi hermana Vanessa para evaluar las opciones. Luego llamé a mis amigos en Volcán, quienes tomaron turnos en gritar por el telefono que vaye a cambiar el vuelo de una vez y que regresará a Volcán. Allá tendría suficiente familias donde pueda pasar navidad. Ante semejante oferta no lo pensé dos veces – pagué 90$ y cambié la fecha de ida para el 28 de diciembre. Del aeropuerto me volvi directo al apartamento de mi hermana Vanessa. De ahí nos fuimos a cenar con unos amigos en el restaurante de la torre Trump con su propio puerto para yates.

DSC02918

El día siguiente un amigo ofreció llevarme para Chiriquí en carro. Así pude evitar los buses que salían llenos para el interior para las fiestas. En Davíd (capital chiricana), me vino a buscar otro amigo, que tenía clases hasta tarde allá. El último bus para Volcán se había ido dos horas antes. En Volcán nos alegramos de la semana inesperada que pude compartir con mis amigos. Así pasé unos lindos días con mucho espiritu navideño y más comida. El mismo día de Navidad lo pasé en dos casas – durante el día donde una familia donde pasamos el día preparando la comida (tamales y pierna entre otras cosas). En la noche me fui para la casa de mi amiga Yorlenis donde también había mucha comida de todo (carnes, ensaladas y vino). A lo de las dos nos fuimos para el bar de un amigo para encontrarnos con los demás del grupo. El 25 había el desfile tradicional en la calle principal del pueblo. Allá también hubieron muchos reencuentros bonitos con gente que no había visto en mucho tiempo.

En la noche del 27 había que despedirse de verdad, porque la mañana siguiente me iba para…

México

En México visitamos el museo antropológico gigante

También fuimos a la casa de Frida Kahlo y Diego Rivera. Me quedé muy impresionada!

Además nos encontramos con mi amiga Tanja de Berlin, que está viviendo en el DF ahora. Ella también llegó a la casa para una pequeña Vice-fiesta de año nuevo que hicimos el 30. El distrito donde también está la casa de Frida (Coyoacán) aún tenía las decoraciones navideñas y generalmente era muy turístico.

La noche de año nuevo la pasamos donde los papas de una compañera de Eva. Ellos tienen una casa muy bonita en las montañas de Cuernavaca. La casa formaba parte de una urbanización que parecía más como un lugar turístico. Allá había comida mexicana tradicional con la familia entera, muchas conversaciones interesantes y a la una un taxi para la discoteca. Fue un poco raro porque hasta como las 4 casi solo daban música de los 80 hasta los 00, mostrando los respectivos videos en pantallas gigantes.

De vuelta en el DF tuve que empacar casi de inmediato – el 2 de enero yo salía mi vuelo para Bogotá! Acá algunas impresiones del barrio de mi hermana:

Ahora estoy en Bogotá, otra vez en tierras altas con temperaturas de primavera, siempre las montañas de fondo y aire cortante. Por el resfriado/ sinusitis no he visto mucho más allá de doctores y búsqueda de apartamentos!

Como siempre me alegra leer sus noticias y correos!

Hasta la Vista y sigan pendientes, por ejemplo para el especial „Best of Taxi“!

Más fotos

Advertisements

Kommentieren

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden / Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden / Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden / Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden / Ändern )

Verbinde mit %s